Una edición más, la red META convoca a investigadores y profesionales, relacionados con el agua, al XIV Congreso Español de Tratamiento de Aguas. El agua tiene, si cabe, un mayor significado técnico y social, hoy en día, con la vigencia de los ODS y de los efectos del cambio climático, recientemente tratados en la Cumbre del Clima, COP26, celebrada en Glasgow (Escocia).

La red lleva ahora más de cinco lustros realizando este tipo de eventos bianuales, que son un punto de encuentro y agradable discusión. La red ha ido creciendo, mostrando cada vez un mayor dinamismo, como lo demuestra el libro Cálculos en Tratamientos de Aguas, que se imprimió en 2019.

En este contexto, celebramos en Sevilla esta reunión de la Mesa Española de Tratamiento de Aguas, organizada conjuntamente por el Instituto de la Grasa, del CSIC de Sevilla; el Grupo RNM-271 de Ingeniería Química de la Universidad de Córdoba y el Departamento de Física, Química y Sistemas Naturales de la Universidad Pablo Olavide. Esperamos, como siempre, una amplia participación de compañeros de universidades, centros de investigación y empresas, en lo que constituye una nueva oportunidad para volvernos a encontrar e intercambiar experiencias, así como para conocer a otros profesionales del mundo del agua, retomando la filosofía de este evento.

De este modo, deseamos seguir avanzando en el conocimiento de este recurso y también, como en anteriores ediciones, disfrutar de un ambiente de amistad y cercanía que siempre ha presidido estos eventos.

La Acción trata de abordar nuevos retos en la concepción de las Estaciones de Depuración de Aguas Residuales (EDAR), que aparte de desarrollar y analizar nuevas tecnologías más eficientes que produzcan aguas y lodos de gran calidad, permitan recuperar recursos, mejorar el balance energético, minimizar la emisión de olores, de gases de efecto invernadero y de contaminantes emergentes, así como contemplar la eficiencia económica y aceptación social. Se plantea por tanto una aproximación holística que incluya una perspectiva global (incluyendo todas la entradas y salidas de materia y energía), multi-disciplinar (abarcando aspectos técnicos, ambientales, sociales y económicos) y flexible (adaptada a la situación geográfica y socio-económica) de la EDAR.